INTROSPECCIÓN A LA EXPERIENCIA MÍSTICA - DANIEL IRIGOYEN - Official Website - World Class Music and Poetry

World Class Music and Poetry
DANIEL IRIGOYEN
World Class Music and Poetry
Go to content

OPCIONES Y LIMITACIONES DEL ESPÍRITU HUMANO PARA HOY

DANIEL IRIGOYEN - Official Website - World Class Music and Poetry
Published by in Espiritualidad · 10 May 2019
OPCIONES Y LIMITACIONES DEL ESPÍRITU HUMANO PARA HOY


El tiempo lineal es como un viaje a ninguna parte. Una ilusión nunca resuelta por la mente. Aunque no sepamos con certeza hacia donde se está viajando, viajar es fundamentalmente estar vivo. Estar presente con el cuerpo y los sentimientos, aunque por las noches no durmamos bien y durante el día no se esté despierto del todo. Todo va tan rápido tecnológicamente que los números del calendario ya poco importan cuando la vida se mide en base a la astucia y habilidades que se tengan para seguir sobreviviendo en un planeta que seguirá girando eterno alrededor del Sol, después de nuestra muerte.
 
Mientras tanto, estoy deseando que este nuestro tiempo, sea un tiempo con más “aceptación” de la propia experiencia de vida, sin darse palos a uno mismo por no haber alcanzado tal o cual ideal. Un tiempo que nos ayude a ir comprendiéndonos como autores “responsables” de lo que somos, para así poder ir empezando a abandonar la creencia fantasma de que la fuente de nuestra felicidad o causa de nuestros problemas están “ahí fuera”. Un tiempo que nos traiga la capacidad mental y de espíritu para convivir armoniosamente con las fuerzas de la existencia y cortarla con la tendencia a vernos como víctima de las circunstancias, asumiendo las limitaciones personales y humanas que tenemos sin perder autoestima, ni considerarnos el ombligo del mundo.
 
Un tiempo libre de la locura de los narcisismos colectivos que nutren los delirios patrióticos, culturales, religiosos y otras epidemias como el culto al dinero y al prestigio social. Un tiempo con más capacidad para discernir entre la verdad y la falsedad, para no seguir siendo devastados por falsas creencias e ilusiones que nos arrastra al odio ideológico con hipotéticas justificaciones racionales en una sociedad muy preocupada por culpar.
 
La vida no sobrevive odiando los rayos de la Naturaleza o a los violentos faltos de virtud, sino evitando los lugares donde es probable que caigan o aparezcan, por lo que no es necesario odiarlos ni demonizarlos, sino simplemente hacer las concesiones adecuadas y evitarlos. Lo que irá haciendo que nos vayamos desapegando de los interminables debates del mundo en torno a los “posicionamientos” morales, éticos, legales, políticos, religiosos, étnicos, judiciales y sociales, por aquello de considerar que “los demás están equivocados” y “yo tengo razón” y, por lo tanto, “soy superior”.  
 
Tanta emocionalidad suele oscurecernos la razón, por lo que ante las paradojas de la vida en sociedad, de vez en cuando conviene reirse de uno mismo sin hacer tranzas secretas para que te quieran, ni volverse un amargo por abandono, tampoco dejarse marginalizar por ninguna de las personalidades infladas que andan por ahí tratando de atraer a la discusión y al ataque.
 
Según D.R.Hawkins, el odio no aporta ningún feneficio. La capacidad de perdonar surge de aceptar con honesta humildad las limitaciones de la condición humana, la cual, después de todo, solo está en una curva de aprendizaje de la EVOLUCIÓN DE LA CONCIENCIA. Entonces que nuestro tiempo sea un tiempo que incentive a la amabilidad, la compasión y la bondad. Un tiempo con menos interés en denigrar y considerar que está mal aquello que no se comprende. Un tiempo con menos escépticos odiando sutilmente la verdad espiritual o la conciencia superior y sus valores (pureza, amor, estética, verdad, Divinidad, belleza). Un tiempo con más devoción, con menos ira, menos envidia, con menos violencia, con menos orgullo en los yoes de la gente.
 
Un tiempo evolutivo para dejar de condenar, juzgar, controlar o dominar a los demás, por aquello de “salvar el mundo” por creernos más inteligentes, más espirituales, más músicos, más creyentes en Cristo o bendecidos que los demás.  Un tiempo por una “libertad” recíproca, donde nadie tenga que ser controlado por las opiniones o valores de otros, y tampoco tengamos que fastidiarnos por el deseo o necesidad compulsiva de aprobación de los demás para sentirnos vivos. En todo caso, LA VIDA con o sin virtualidad  continúa siendo un regalo de Dios que no debemos desaprovechar en nombre de la PAZ. Vayamos por ello! Gracias por leerme .. D.I.




© 2019 Daniel Irigoyen © ALR Productions -
"Art, spirit and nature go together" ..
"Arte, espíritu y naturaleza van unidos"
Back to content